miércoles, enero 30, 2008

Cristina Villanueva: poemas...escritos...utopías



Sinfonia astral, por Gina Pellón, cubana.






Cristina Villanueva y Claudio Ledesma presentan
Flor de cuento
viernes 1 de febrero a las 22 hs.
En "El Jardín de Uriarte"
Uriarte 1864 Palermo Viejo
Ciudad Autónoma de Buenos Aires
Reservas al 47719590 con Entrada












En viaje

Hice el corto viaje que va desde el aeropuerto al centro de La Habana, en
micro.Me encontré en una dimensión intraducible.Parecía una reunión de
familia o mejor de amigos, amable y ambulante, todos hablaban entre ellos y
conmigo.El chofer,la boletera,los que ocupaban asientos cercanos, dejaron
esbozadas pequeñas historias.Un marido músico,una comida que le habían
encargado a la señora mayor,una adolescente que asoma la alegría del cuerpo
desde una foto.
A veces pellizcaba un poco de paisaje pero poco.
Isla nómada que me lleva al barrio viejo,en una isla que custodia los
últimos sueños,en un mundo como una isla a la deriva del mercado

.
Un mar,una sonrisa,un pueblo,un viaje.Lo puedo contar con palabras, la
gente quiere números.Sobre todo hablando de Cuba.Las cifras de la pobreza
en Chiapas, Santo Domingo,Guatemala,no interesan.
Muchos quieren saber cúanto ganan,qué compran con lo que ganan Algunos
tienen cuentas debajo de la piel,como una sangre aritmética.
Nombro un pequeño viaje, todos ayudando a la mujer con niño y bolso,mujeres
y hombres con la mirada alta y digna,sonrisas cálidas como si me hubieran
conocido desde siempre y el mar:un compañero más.
Es tanto,tan diverso.No es fácil explicar como se vive sin la violencia
esencial del capitalismo salvaje.
Los saludé,los conocía desde siempre,eran algo querido mío
Me fui a caminar la ciudad de las columnas.
Lo cuento sin números,tal vez no interese.
o tal vez...
No hay que abandonar lo que está vivo.

Cristina Villanueva


Furia de lo vivo



La carne de las flores cae en racimos
Resbala en el aire
Agujeritos de luz en la mancha verde
Por donde los espías del cielo
Nos dan señales..
Caos sin simetría
La belleza está en lo inesperado.
Una hoja se suelta casi con dolor
Emisario que trae la noticia.
"Los ángeles no existen
son ustedes"



El rey desnudo*

El rey está desnudo grité . Es inevitable, el amor por la verdad se paga caro ,pensé , cuando vi que los guardias se acercaban. Me dejaron a solas con él .Me preguntó si me animaba a refrendar lo dicho. Temblando por lo que podía pasarme , repetí. Está desnudo ¿.Qué podía hacer si lo único que lo vestía era la corona?¡ y le queda tan bien ¡.Por una vez me equivoqué, mi denuncia no me ocasionó problemas Todo lo contrario, me trató como a una reina....

* de cristina villanueva. pluma@velocom.com.ar



Foto Atardecer en El támesis por Yanina Hinrichsen








La poesía les habla a las heridas
pero no a los torturadores
John Berger








Si no fuera por ella
A todas las victimas de la ley del más fuerte


SECRETO


La habitación oscura y silenciosa no parecía de gente que estaba por salir de vacaciones; salvo por las valijas en la cama y algunas visitas en la casa no se notaba el clima festivo previo a un viaje. La nena grita: ¿y esto que es mamá ¡? agitando en su mano algo, la madre la mira como si hubiera cometido un crimen. Cree que no volvió a preguntar, cree que nadie le respondió, cree que fue parecido a lo innombrable en el terror de las dictaduras. La imagen de ese pequeño lienzo blanco que, después supo, era para cierta sangre, que después supo, significaba que todo estaba bien en el interior de una mujer, que después se cansó de ver en publicidades, en ese momento era peor que mostrar un arma. Armas que causan otras sangres, sangres de vi­ctimas, a veces pequeñas perdices o liebres, igual a las que cazaban los hombres de la familia ; otras veces, cachorros humanos, como los que ahora están en el recorrido del avión del que cae la bomba. Antes un silencio para lo femenino. En nuestro tiempo una exposición casi pornográfica, sin velos del cuerpo de la mujer. La niña creció y se pregunta ¿que se seguirá ocultando cuando todo se muestra tan descarnadamente?. Piensa (aunque lo tuvo prohibido, a veces le sucede) si no será que la censura cubre ahora a la ternura y a la piedad. No serán, ternura y piedad, en el fondo, un secreto femenino que los hombres y mujeres esconden en un mundo implacable donde reina la ley de la fuerza.




*de Cristina Villanueva. pluma@velocom.com.ar <mailto:pluma@velocom.com.ar>







0 Comments:

Publicar un comentario

<< Home